Día en Tabarca, Caldero de Amparín.

Hoy hemos decidido pasar el día en la Isla de Tabarca, una reserva natural marítima a pocos kilómetros de Catral, donde tengo buenos recuerdos tanto infantiles como más recientes por haber vivido buenos días en familia y con amigos. Para llegar partimos desde Santa Pola donde en una media hora como mucho estás allí. Es un lugar que a mi me encanta (pese a que el interés económico lo ha convertido en algo bastante turístico, únicamente frenado por las reglas que establece el ser un lugar protegido), sus aguas cristalinas a través de las que puedes ver incluso en la playa peces, sus calles empedradas, sus lugares más escondidos donde te transportas en el tiempo … y obviamente su gastronomía. Como os decía es un lugar que por su potencial económico está siendo bastante explotado y eso implica que los precios no son bajos, no obstante podéis pasar un día  por unos 32€ por persona (viajes de ida y vuelta y comida incluido):

  • Viaje de ida en lancha rápida y vuelta en barco: 10 €
  • Menú de Paella (1ra bebida, ensalada, unas frituras, una paella de marisco, postre y café): 15 €
  • Hamaca (bajo un toldo): 7 €

En nuestro caso hemos ido a Tabarca 2 adultos y 2 niñas (pero una de ellas no paga embarque por ser menor de 4 años). En lo referente a lo gastronómico nos hemos querido dar un homenaje y probar el famoso caldero de Tabarca, no hay duda que la calidad del pescado en muy alta. Como siempre os detallo que hemos comido:

  • 1 Jarra de Tinto de Verano
  • 1 Jarra de Sangria
  • 1 Botella de Agua de 1.5 l
  • 1 Ración de mejillones al vapor
  • 1/2 Ración de Chipirones
  • 2 Pasteles de Calatrava
  • 1 Natilla con galleta y chocolate
  • 1 Helado
  • 1 Café Cortado
  • 1 Café Solo
  • Unas vistas de infarto 😀

Bueno, comenzamos por los chipirones.. Nosotros hemos pedido 1/2 ración pero o se han equivocado o 1 ración entera de chipirones yo no me la como, muy buenos, sobre todo (y lo que se echa de menos a menudo en este plato) sabían más a chipirones que a fritura. A continuación los mejillones que no han durado en la mesa practicamente nada.. en este caso me ocurre al contrario que con los chipirones, me refiero a la cantidad. Venian 13 mejillones… en primer lugar ¿ que tipo de cantidad es esa ?, ¿y si llego a ser supersticioso?.. en fin, para ser una ración la he visto escasa, quizás también porque estaban muy buenos y me he quedado con ganas de más (menos mal que no han puesto más porque lo que viene a continuación nos ha hecho cara).

Llega el caldero (el pescado por un lado con sus trocitos de patatas y el arroz por otro). Debéis saber que el caldero que comeréis si vais de menú no es el mismo, confirmado por la dueña que el pescado usado en uno y otro no es el mismo y es que un menú de caldero son 30€ /p y una ración de caldero solo son 22,5 € / p  (no olvidemos que el menú incluye ensalada, fritura, la primera bebida, el postre y el café). El pescado usado ha sido gallina, un pez muy feo pero muy sabroso, aunque con muchas  espinas. Estaba delicioso con su caldito y su ali-oli. A los 10 minutos nos han traído el arroz en un perol metálico donde, tal y como mandan los cánones, había un dedo de arroz. Por separado estaba todo muy bueno, pero si el arroz lo “riegas” con el caldo del pescado ya está impresionante. Para mi uno de los mejores calderos que he tomado.

Es importante destacar que el caldero era para 2 personas y hemos comido 4 personas. Dos son niñas pero las que las conocen saben que comen casi como adultos (las dos).

Turno de los postres, las raciones muy generosas (lo siento, hice la foto cuando ya estaba terminándolo, cosas del tinto de verano y la sangría) sin embargo el pan de calatrava estaba excesivamente dulce y algo empachoso. Las natillas, por otro lado, estaban bastante buenas.

El café tampoco ha sido lo mejor, no se que marca usan pero no me ha gustado el sabor. No sabría decir exactamente que no me ha gustado, quizás demasiado tostado.

Otro punto negativo que debo destacar ha sido el servicio. Todo ha comenzado bastante bien pero poco a poco se ha ido ralentizando y en dos ocasiones hemos necesitado pedir al camarero una cosa y tras hacerlo (a los 10 min) no hemos recibido lo que habíamos pedido. Quizás deberían reforzar un poco el servicio para estas fechas (sábado y agosto).

En total la cuenta ha ascendido a 106 €, como veréis la cuenta no es barata pero el caldero estaba muy rico, el pescado muy bueno y obviamente el lugar lo pagas también. No es un lugar para comer todas las semanas pero vale la pena probarlo.


Ver El tenedor Afilado en un mapa más grande

Comida familiar de chicas en el Restaurante el Faro (Santa Pola – Alicante)

El dia 6 de septiembre de 2011 se nos ocurrio ir a comer a un restaurante al que tenemos especial cariño, El Faro, que es especialista en arroces y marisco. Ibamos mi madre, mi hermana, mi sobrina, mi hija mayor y yo. Nos sentaron en una mesa justo al lado de la vinoteca y al llegar el camarero mi madre dijo “… me apetecen unas quisquillas… ” , a lo que el camarero replico “… No, ya que vais con niñas, mejor unos calamares .. de modo que nos trajo un plato de calamar rebozado y no veais el tamaño del plato y lo mejor, estaba lleno. El calamar en cuestión que estaba espectacular, junto con un pan rendondo tostado con tomate y ali-oli y unas patatas voladoras (que nadie se confunda, no nos lanzaban las patatas desde la otra punta del salón, si no que son patatas fritas como las matutano pero caseras). No se me ocurrio otra cosa que pedir ensalada de tomate con ventresca y el resultado fue una bandeja de tomate pelado con su ventresca, olivas partidas y un PALO en la cuenta… ¡¡¡Madre mia!!

Continuamos con un arroz a banda para cuatro. Hacia tiempo que no comia un arroz tan sabroso.  Comentar tambien que nuestras niñas comen de lo lindo y aún sobro algo de arroz con lo que podeis imaginar la generosidad de la ración.
De postre pedimos:
– Profiteroles con Helado de Turrón.
– Leche frita con Helado de Mantecado.
– Y las niñas… querian fruta, por lo que el camarero por segunda vez eligio la futa y la ración para ellas. Volvio a acertar…

Cabe destacar que para acompañar esta comida pedimos un vino de la tierra, “Marina Alta” y fuera por despiste o por los años que llevamos yendo a este restaurante, nos puso un Viñas del Vero Gewurztraminer (considerablemente más caro aunque nos cobro el mismo precio que del Marina Alta) que yo ya conocia y que supuso un gran descubrimiento para mi madre y mi hermana.

Quitando el pequeño inconveniente del precio de la ensalada de tomate y vendresca (me reitero, ¡¡MADRE MIA!!), el resto de la comida tiene una relación calidad precio muy aceptable, el lugar es acogedor con un servicio muy familiar y una presentación de platos bastante buena  aunque debemos reconocer (y recomendamos) que al local le va  haciendo falta un lavado de cara para adaptarse a los nuevos tiempos.

Toda la fiesta de chicas que os he contado salio por unos 129€, de manera que podemos decir (contando a las niñas como 1 sola persona) que el cubierto esta en torno a los 30€ por comensal.

Ver El tenedor Afilado en un mapa más grande

Servicio
Comida
Entorno
Presentación
Menaje

Autor: Vero.