el bloguero es amigo de los restaurantes

De las opiniones en la red y el uso por parte de los Restaurantes

Que el mundo de las opiniones es algo que ha cambiado, creo que todos somos conscientes. Antes para expresar tu opinión respecto a un lugar, lo hacias en un circulo cerrado de amigos donde ellos comentaban experiencias similares a la tuya e inevitablemente ser convertía en un torneo para ver a quíen le había ido peor, era el momento del “pues a mi…” .

La única forma de llevar tu opinión más allá de los circulos de la amistad era ser un profesional de la comunicación con trabajo. Hoy, sin embargo, el uso de las nuevas tecnologías (redes sociales, blogs, emails, etc..) permite que cualquiera pueda expresarse y dejar constancia de su opinión para todo aquel que quiera conocerla (y a las pruebas me remito). Pero esto ¿es bueno o es malo?, pues supongo que dependerá del prisma por el que se mire. Bajo mi punto de vista no es bueno, es buenisimo pero siempre cumpliendo unas reglas, bueno realmente solo una, EL RESPETO. Algunos pueden pensar que la falta de criterio de un bloguero podría perjudicar al negocio, pero ¿que porcentaje de clientes de ese negocio tiene mucho más criterio que el bloguero?

En mi caso he optado por opinar sobre aquellos restaurante que visito, porque para mi el comer es un placer y me gusta dar a conocer mi opinión asi como conocer la de otros cuando quiero visitar un lugar nuevo, eso si, nunca olvido la norma única, EL RESPETO. Aunque un lugar no nos guste, nunca debemos olvidar que tras el nombre del comercio hay personas y no debemos atacar y hacer daño valiendonos de la libertad que nos proporcionan las nuevas tecnologías.

EL RESPETO, algo que debe ser mútuo, porque no solo el bloguero debe respetar la forma humana existente tras el local visitado sino que la/s persona/s de ese local también deben respectar la opinión de uno de sus clientes y (es mi humilde opinión) tenerla en consideración ya que si se hace desde EL RESPETO, siempre debería tratarse como una crítica constructiva y nunca destructiva.

El tener en consideración las opiniones de gente como las que escribimos en este blog (o en cualquier otro) deben ser tomadas como un carísimo estudio de mercado que estamos regalando, o mejor, como una publicidad de miles de euros, gratuita.  Las personas a las que nos gusta comer y pasar un bueno rato en un lugar, no buscamos la destrucción si no la perfección de los restaurantes. Buscamos recomendar buenos lugares donde comer, y aquellos que no son tan buenos que sepan de los fallos y los corrigan.

Señores de los restaurantes del mundo, el bloguero, el crítico de un periodico, el aficionado al buen comer siempre ha sido, sigue siendo y será un colaborador de su negocio.