Noche de Opera y cena en Restaurante Salzillo de Murcia.

Miércoles noche y de salida nocturna… que nadie piense que somos unos vividores, que no trabajamos o cualquier otra envidia variada… simplemente tenemos un familiar que nos regaló unas entradas para una ópera en Murcia y como en cuestiones musicales “tocamos todos los palos”, no podíamos desperdiciarlas.  El caso es que tras el espectáculo decidimos terminar la noche en uno de los restaurantes que nos gustan, el restaurante Salzillo. Es un restaurante donde puedes disfrutar de la comida típica de Murcia con muchísima calidad y un punto de innovación en algunos platos.

La cena comenzó con un tomate trinchado acompañado de bonito y unos cogollos de lechuga para cada uno. Decir que el tomate estaba espectacular, jugoso, dulce y en su punto (ni muy maduro ni muy verde), y junto con el sabor salado del bonito, la frescura de la lechuga y el punto acido del vinagre, hacían un entrante perfecto para comenzar a degustar una buena cena.

El segundo entrante que nos recomendaron y pedimos fue alcachofa con foia, pasas e higos secos. Deciros que en este restaurante lo normal es que los entrantes sean individuales lo que permite probar una gran variedad de platos, sin embargo en este caso decidimos pedir los dos lo mismo ya que los ingredientes prometían y desde luego no nos defraudaron. En un plato hondo con una presentación sencilla sin muchos artificios, teníamos un corazón de alcachofa de la huerta murciana relleno de foia y aderezado con una salsa dulce de pasas e higos secos. De nuevo una buena puntuación para este plato. De todos es sabido que el foia y el dulce combina extraordinariamente, pero me encanto la combinación con el sabor y textura de la alcachofa y el higo seco. Os lo recomiendo.

Como plato principal pedimos por un lado “Gallo Pedro con pimientos” y por otro lado “pescado que no me acuerdo” (lo siento tengo memoría de pescado :D.

La lastima fue no poder pedir un buen vino para acompañar la cena pero la inmediatez de la vuelta a casa nos impedía beber alcohol. Vero pidió una copa de vino de la casa. Se trataba de un Rueda y diré que como vino de la casa es algo “flojito”.

El postre también estuvo a la altura del resto de la cena, una tarta de queso muy cremosa y con base de galletas al más estilo tradicional.. y como somos un poco envidiosos y vimos pasar uno de los postres típico de Murcia y de nuestra zona, decidimos hacer un último esfuerzo y pedir un par de “paparajotes“, muy buenos, pero aconsejo a los señores del Salzillo que pongan un poco más de masa para que se esponjen mejor ya que los paparajotes deben estar más esponjosos y no solo crujientes.

Y hasta aquí todo lo positivo. Como negativo solo comentar un par de detalles. En primer lugar la música ambiente, el típico cd con bandas sonoras de películas adaptadas con música de sintetizador orquestal. Quizás me tachen  de exagerado, o cualquier otro calificativo extraño pero estar 1 hora oyendo esa música a mi me pone la cabeza como un bombo… ahora de verdad, deberían poner música ambiental más variada pues el éxito de una cena excelente es la conjunción de múltiples factores (entre ellos la música, si la hay). Y en segundo lugar uno de los camareros era más seco que una “mojama a régimen“.  Cualquier persona que este de cara al público, le guste o no le guste, debe tener cierto grado de simpatía para que el cliente se sienta agusto.

Por último recomendarles que cambien su web, un restaurante como este se merece una imagen acorde al nivel y calidad del lugar. No hablamos de un restaurante innovador,  de cocina de autor ni nada por el estilo. Es un restaurante de comida típica murciana con una altísima calidad en su cocina y servicio.


Ver El tenedor Afilado en un mapa más grande

Servicio
Comida
Entorno
Presentación
Menaje